Felipe Arevalo

Felipe Arévalo, Tenista Adaptado de Pie Profesional: “El esfuerzo es el ingrediente perfecto para llegar al éxito”

Para algunos personas, el esfuerzo es algo más que un sacrificio, es un modo de vida que lo han hecho parte de sus personalidad y también como una manera de sobrevivir ante esta caótica sociedad. Felipe Arévalo, Tenista Adaptado de Pie Profesional ha vivido de cerca las dificultades, los rechazos el bullying, las negativas de las empresas y otros obstáculos más. Sin embargo, su lema es no dejarse derrotar y seguir con más fuerza de nunca.

Y lo ha logrado con creces. A pesar de la opinión de quienes no creían en su potencial, ha logrado lo que mucho han soñado: ser uno de los mejores en su especialidad y dejar en lo más alto el nombre de este país. De hecho, Felipe es número 2 de Chile y 11 del mundo en esta rama del tenis, lo cual es un gran logro para una sociedad que no apoya a los jóvenes talentos en el deporte.

Pero Felipe no se detiene ahí. Este deportista oriundo de Quillota también estudia Tecnología en Deportes y Recreación en la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso, es futbolista amateur – próximamente puede ser seleccionado nacional de “Fútbol 7” Paralímpico de Chile en la categoría amputados – y es un apasionado por el baile entretenido y “Zumba”, por lo que también aprovecha este talento en las pistas para hacer clases en la localidad de la Quinta Región.

Como es toda una figura en su ciudad natal, también ha aprovechado sus triunfos para dar charlas de superación a jóvenes que buscan inspiración o a quienes quieren oír su historia de vida que se ha caracterizado por el triunfo y el esfuerzo personal.

Conversamos con Felipe de sus logros deportivos, sus proyecciones, lo que significa ser deportista en un país como Chile, las dificultades que aún debe sortear y, por supuesto, sus sueños que escapan todos los límites.

– Tu pasión por el tenis nació desde muy pequeño ¿Cómo recuerdas esos años?

Bueno mi inicio en el tenis fue a los 6 años, aunque había jugado fútbol antes. Mis inicios del tenis coincidieron en la época cuando Fernando González y Nicolás Massú estaban triunfando en los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004, y como estaba iniciando y conociendo las cosas de la vida quise perfeccionarme en otro deporte, que fue el tenis. Gracias a mi madre pude empezar a practicar este deporte, me recuerdo que mi papá tenía miedo que yo lo practicara, por lo complejo que sería para mí por mi discapacidad, pero fue mi madre que se dejó llevar y que yo le diera el desafío.  Desde ese entonces que no he parado de practicar este lindo deporte individual y que me ha llevado a lograr el éxito profesionalmente.

– ¿Cómo fue el proceso de aprender tenis, considerando que estás en una situación de discapacidad? ¿Fue difícil practicar tenis con este tipo de prótesis?

Al principio obviamente costó por el esfuerzo, pero a mí me encantaba y me incentivaron el deporte desde pequeño. Durante el primer día clases, el profesor no sabía cómo enseñarme tenis, y a medida que yo le empecé a demostrar mi nueva calidad de juego, empezó a tomar confianza y pudo ver que para mí no había imposibles.

– ¿Sufriste bullying por parte de tus compañeros de colegios? ¿Cómo superaste los malos tratos de tus compañeros?

Si, sufrí bullying cuando iba en octavo básico del colegio, por un compañero de aquel entonces. Siempre me quedé callado pero igual me defendía, pero no con la intención de venganza, sino que para recalcarle que dejara de molestar y no siguió más. Creo que eso me hizo más fuerte, porque nosotros, las personas con alguna discapacidad, siempre sufriremos con la sociedad, pero creo que todo lo logrado desde ese momento me hizo sentir más fuerte y aprendí a no darse por vencido por cobardías como esas. En lo que estaba, yo era más importante.

– ¿Cómo fue el proceso de estar entre los top ten del tenis adaptado mundial? ¿Cómo fueron tus entrenamientos?

Mucho entrenamiento, como cualquier otro tenista profesional convencional, quizás  no a toda máquina, pero si con varios entrenamientos, nuevos conocimientos y nuevos planes de cómo jugarle al contrincante. Eran de mucho golpe en el lado más débil para poder fortalecerlo y complicar al otro jugador, también eran de mucha velocidad, correr hacia las pelotas cortas, para así fortalecer las piernas y poder estar atento para poder llegar a pelotas difíciles y complicar el juego al contrincante. Y así eran los entrenamientos, súper duros.

– ¿Alguna vez sentiste que no podías realizar tus sueños? Si es así ¿Cómo lo superaste y qué consejos le darías a quienes pasan por esos momentos?

Yo desde pequeño siempre había soñado cosas profesionales que quería que llegaran, pero siempre seguro y con paciencia. Ahora en lo que estoy puedo decir que he cumplido varias cosas y creo que todo esto se ha hecho gracias a mi perseverancia y el esfuerzo que he dado por lograr desafíos tan difíciles que uno ni se imagina, yo como siempre digo: “El esfuerzo es el ingrediente perfecto para llegar al éxito”, y así tal cual ha sido para mí…Y aún faltan cosas para que lleguen, y sé que así será.

– ¿Cuáles han sido las principales dificultades de dedicarse al deporte en Chile?

El financiamiento es una de las dificultades más importantes que debemos enfrentar. En los dos torneos internacionales que he tenido del circuito de Tenis Adaptado de Pie, he tenido que pedir dinero por Twitter con mi cuenta bancaria para que me pudiesen aportar con un granito de arena y costear mi pasaje y estadía.

Hasta el día de hoy sigo y seguimos en las mismas, no tengo ayuda de privados. Lamentablemente así es la realidad del deporte en Chile, sobre todo los paralímpicos.

– Ya eres top ten de esta especialidad ¿Cuáles son tus próximos desafíos?

Mis próximos desafíos es seguir participando en los torneos nacionales o internacionales del circuito y lograr escalar en lo más alto del ranking mundial, y ¿Por qué no ser N°1 del mundo?  Pero de todos modos, ya estando dentro de los mejores del mundo ya es un logro para mí, para mi ciudad y para Chile.

-Además del tenis ¿Te gustaría aprender otro deporte? ¿Quieres dedicarte a una profesión en particular?

Bueno, yo juego tenis, fútbol y varios deportes más. Cualquier deporte que me pongan en la mesa los puedo realizo. Me gusta ser aventurero y probar cosas nuevas, y para eso está uno en la vida, afrontar aventuras, vivirlas y disfrutarlas.

Mi profesión es trabajar haciendo talleres, proyectos donde pueda trabajar con personas con discapacidad, como por ejemplo, en alguna Teletón del país. Hace poco empecé a hacer taller de Baile Entretenido Inclusivo en la comunidad de mi ciudad, Quillota, y poco a poco comienza a llegar gente. Si me ofrecen trabajo por estas cosas, bienvenido sea, y si se da el proyecto de ser profesor de tenis y hacer clases o ser profesor de fútbol, feliz también.

-Además del tenis, realizas charlas motivaciones ¿Qué es lo que más te gusta de esta actividad?

Lo que más me gusta de esta actividad es ver las caras de los asistentes a la charla porque se nota la motivación, ya sea por fuera y por dentro de la persona. Yo siento que cambian muchas cosas que quizás no se imaginaban y cuando les cuento toda mi historia y de todo lo que he logrado, quedan agradecidos, después te pidan fotos y te dicen lo maravilloso que uno es por todo lo entregado. A mí me deja una huella de que ellos, después de salir de una charla, cambien como persona para bien y que en la vida nada es imposible.

– ¿Qué es lo que más te apasiona de la vida?

Ser feliz, ser amado y tener mucha energía para hacer cosas. Soy una persona que no paro de hacer actividades, soy inquieto, pero me gusta hacer lo que amo, me gusta demostrar que uno puede.

Me apasiona ayudar a las personas, a aportar siempre con un granito de arena, de ayudar a personas que necesitan de mí, todo eso y más me apasiona de la vida, de que la vida me tiene objetivos y metas que yo puedo cumplir y lo disfruto porque sé que las podré realizar con éxito.

-¿Cómo te gustaría que te recordarán tus amigos, familia, colegas y el país?

Como un guerrero, como una persona feliz, porque todo lo que he hecho lo hago con todas las ganas que tengo y todo el esfuerzo que quizás otras personas no tienen. Si  llego más lejos de lo que pienso, no esperaré a que después me recuerden por obligación, sino quiero que me recuerden por haber sido una persona feliz y esforzada, porque gracias a eso uno puede dejar huellas en las personas y con eso se puede contagiar a los que vienen en el camino, tratando de lograr sus propias metas y éxitos.

– ¿Qué le dirías a los jóvenes que tienen una capacidad distinta y que se encuentran abatidos, sin rumbo?

Les diría que en la vida nada es imposible. Hay que admitir que la vida siempre tiene piedras, barreras que quieren o pueden hacer que uno tropiece, pero lo que no todos saben es que la fortaleza está todo en la mente

Uno viene a la vida para afrontar desafíos, alegrías, tristezas, angustias  y muchas cosas positivas y negativas, pero el corazón de uno es más fuerte que todo. Además, cuando uno se propone algo, por más difícil que sea ¡Háganlo! Pasen por ese puente largo, con perseverancia, con fe y fuerza en el corazón y con apoyo de los que les rodean.

Todos tenemos una fuerza inmensa por dentro y hay que ocuparla, porque el éxito está a la vuelta de la esquina y la perseverancia y, además, el esfuerzo lo llevarán a ese destino.

Compartir:

Autor de la entrada: chileno

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *