Viviana Zamorano

Viviana Zamorano: “La conexión con Dios llegó a ser mi felicidad”

La pasión es lo que nos mueve día a día, tener un objetivo claro, una meta, una ilusión. Para muchos puede ser un sueño gigante, como ser un emprendedor millonario o tener una gran casa alejada de la ciudad, mientras que otros optan por la tranquilidad, estar con las personas que quieren o disfrutar con calma de la vida.

Viviana Zamorano (32), chilena de corazón pero que vivió su infancia en Venezuela, descubrió este camino: estar en paz y desarrollar otras habilidades profesionales que le permitieran tener un estilo de vida más pausado luego de sufrir varias complicaciones de salud que la obligaron a operarse del corazón dos veces.

Ahora vive su vida como siempre quiso, con un trabajo freelance de reclutadora y selección de personal, un ámbito profesional que siempre la motivó y que ahora la puede desarrollar plenamente en su casa  junto a su incondicional “Gary Medel”, un inquieto pero adorable cachorro poodle que se convirtió también en su principal dedicación.

Sin embargo, Viviana pasó por fuertes momentos que la llevaron a replantearse su vida desde la perspectiva espiritual. Busco y encontró en la Biblia las respuestas que necesitaba, en donde estudia exhaustivamente el gran libro sagrado desde la perspectiva más analítica y racional. Para Viviana, esta ha sido la fuente de su actual paz interior y, sin duda alguna, su camino a la felicidad.

Conversamos con Viviana sobre esta búsqueda espiritual, sobre cómo ha logrado tener esa paz que tanto deseaba, sus proyectos personales, su sueño de formar una familia y su pasión por su trabajo que le ha permitido desarrollarse como una persona integral.

-¿Cómo nació esta pasión por ser consultora de reclutamiento?

Desde antes de trabajar en Reclutamiento y Selección de personal siempre me intrigó el detrás de cada vez que buscaba trabajo. Llegué por un ascenso después de estar trabajando como secretaria en una muy buena empresa y creo que siempre mantuve esa motivación por servir, lo que me llevó a encontrar tan gratificante el servir a mis dos tipos de clientes; empresas y candidato, por un lado, buscándole trabajo a las personas y por el otro, encontrándole a mis clientes las personas para su empresa.

El trabajo en una actividad agradable y gratificante si se desempeña de acuerdo a la pasión de cada uno. El entrevistar a una persona y sacar a la luz en una entrevista de trabajo quien es realmente y qué quiere es un verdadero arte, que todavía no dominó del todo pero que me mantiene inspirada para lograr mis objetivos. La confianza que se genera y la experiencia de cada persona son únicas. La clave de mi trabajo está en entender qué necesita una empresa, luego encontrar una persona que quiera lo mismo y cumpla con los requisitos, que comparta los valores de la empresa y que sea afín con su personalidad. Eso es lo que más me apasiona.

– ¿Cómo recuerdas tu niñez y adolescencia? ¿Era tu sueño ser consultora de reclutamiento? ¿Qué otros sueños tenías cuando estabas en el colegio?

Mi niñez fue disfrutada pero solitaria, hija casi única  Venezuela, con hermanos muy mayores, papás mayores y hartos viajes y cambios de casa. En mi adolescencia fue donde comenzó mi más marcada etapa, pero echando a perder se aprende. No era mi sueño ser consultora, ni sabía que existía, quería ser psicóloga pero postulé en dos Universidades privadas de clase media y no quedé. Entonces me puse a estudiar traducción inglés-español en una escuela de idiomas para pulir bien mi inglés y luego iba a estudiar mi segunda carrera, pero no la estudié, me puse floja y no quise dedicar tanto tiempo a estudiar.  Ya no tengo tanta ambición como en otro minuto de mi vida.

-¿Qué significa para ti tu trabajo? ¿Qué piensas o sientes cuando logras encontrar a la persona adecuada para un cargo determinado?

Significa un medio para vivir y algo muy entretenido que me permite relacionarme con las personas, llegando a conocerlos en el ámbito laboral por medio de su experiencia. Pienso que me encanta esto y que tengo dedos para el piano. Cuando me va mal pienso que no tengo dedos para el piano y que, quizás, debo hacer otra cosa. Después pongo en marcha mi tolerancia a la frustración y ya tengo el plan B y C y logro superar el suceso.

– Has trabajado en grandes empresas que se especializan en tu área, pero hace poco decidiste ser freelance ¿Qué te motivó a tomar esta decisión?

Me sirvió el empujoncito de mi trabajo anterior donde me despidieron, la cual es una muy buena empresa. Yo tengo mis temas y me cuesta lidiar con algunas jefaturas, las que no me dan espacio o autonomía, libertad de decisión por lo que me invitaron a salir por la puerta ancha. Luego me tomé las vacaciones de mi vida por Europa con mi madre que, afortunadamente, estaba todo pagado por adelantado con el esfuerzo de ahorrar para ello. Ahí  conversé con varias personas que llevan un ritmo de vida más relajado. Quedé con la inquietud y llegando a Chile, dos empresas me ofrecieron trabajar como freelance, tomé las dos opciones y de ahí empezó el inicio.

-¿Qué fue lo más difícil de tomar esta decisión? ¿Es difícil ser freelance?

Increíble pero dejar de pensar que estoy sin trabajo y que éste es mi trabajo, fue difícil. Lo bueno es que si te salen varios procesos o proyectos, que ha sido el caso, tengo plata para este mes y el otro y el otro. Pero están los periodos donde no sale nada y eso preocupa y mucho, como voy a pagar las cuentas, comer, etc.

– Además de tu trabajo ¿Qué otras actividades te apasionan?

Juntarme con amigos, disfruto mucho de eso y, además, tengo una mascota. Por primera vez en la familia que tenemos un perro, se llama “Gary Medel”, un poodle blanco amorosísimo y del pueblo, como el mismo Gary Medel. También me gusta mucho compartir los fines de semana con mi familia, y ahora que trabajo desde casa, almorzar con mi madre.

– Por otra parte, te ha interesado el mundo de lo espiritual y ahora estás concentrada en estudiar la Biblia ¿Cómo llegó esta inquietud espiritual?

A raíz del término de mi última relación y 3 años y medio yendo al psicólogo. Sentada en el suelo del baño llorando, le pedí a Dios que si existía, me ayudara. Y no ha dejado de ayudarme ni un solo día, desde ese día.

Empecé con la Biblia para conocerlo porque si bien, el creer en Dios es una acto de fe, el entenderlo es algo que creo debe ser intelectual. Soy tan analítica que no podría creer en algo porque sí. Encontré un grupo de personas que se dedican a estudiar la Biblia, muy humanas, entre otras importantes cualidades y en eso estoy. La Biblia es el libro más antiguo de la historia del hombre, escrita por diferentes autores, en diferentes épocas, por lo que no es fácil, es un libro complejo.

-¿Qué situaciones o relatos de la Biblia te hacen sentido ahora?

Varias, son tantas y tan imponentes que algunas todavía no las entiendo. Una que he comprobado desde ese día es algo que dijo Jesucristo: “Felices los que son conscientes de su necesidad espiritual”. Hay otras algunas enseñanzas sobre hacer bien tu trabajo que me han orientado mucho.

Otra bien conocida es “amar a tu prójimo como a ti mismo y como yo los he amado”, que es distinto a decir “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. No me los sé de memoria ni textual, pero hay otra parte donde se señala que si te esmeras por encontrar al Dios Creador y saber de él y seguir sus enseñanzas, no te debes preocupar porque vas a comer mañana porque él te ayudará. También lo he vivido.

– Junto con tu pasión por tu trabajo, la Biblia y tu mascota que adoras ¿Qué otras cosas deseas en la vida? ¿Cuáles son tus planes para los próximos 10 años?

Los próximos 10 años me encantarían tener una familia; un esposo, hijos y mi mascota, cuidar de una casa a las afuera de la ciudad.

-¿Qué es para ti la felicidad? 

La conexión con Dios llegó a ser mi “felicidad”. Algo que hace un año hacia atrás era algo impensable. Hace 10 años atrás; una locura, muy lejano a mí.

-¿Cómo te gustaría que te recordaran? ¿Qué legado quieres dejar?

Como una persona buena, bondadosa, responsable y de palabra.

Compartir:

Autor de la entrada: chileno

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *