¿Cómo era el verdadero rostro de Jesús? Esto dice la historia del arte

Image

En 1915, el artista noruego Emanuel Vigeland, uno de los artistas escandinavos más respetados de su tiempo, creó una imagen de Cristo con cabello dorado y piel clara.

Vigeland conocía muy bien una Biblia muy popular ilustrada por el artista francés James Tissot que mostraba a Cristo como un hombre del Medio Oriente con cabello oscuro y piel morena. Tissot había pasado muchos años en Tierra Santa a finales del siglo XIX, investigando al “Jesús histórico” como parte de un nuevo grupo de artistas que buscaban precisión histórica.

¿Cómo era el verdadero rostro de Jesús? Esto dice la historia del arte

Vigeland, sin embargo, buscaba una tradición diferente, una que viera una imagen de Cristo no como una verdad fotográfica sino como una imagen que comunicaba a la comunidad noruega que Jesús era un hermano.

Vigeland muestra a un joven apuesto frente a un paisaje de la Nueva Jerusalén descrito en la Biblia. Utilizó el estilo elegante de la época, el art nouveaupara atraer a su comunidad moderna, ayudando al espectador noruego a vincularse con la imagen.

‘Cristo de la Nueva Jerusalén’: creado en 1915 para la iglesia de Uranienborg, Oslo, por Emanuel Vigeland. Michel M. Raguin , CC BY

En mi trabajo como estudioso de la historia religiosa, aprendí que a lo largo de la historia los artistas crearon imágenes de Cristo que hablarían a diferentes comunidades.

Imagen temprana de Cristo como símbolo

A veces, las presiones culturales impedían que la gente representara a Cristo. En la antigua Roma, los primeros cristianos a menudo favorecían los símbolos o monogramas del nombre de Cristo, posiblemente porque no querían confundir la imagen de Cristo con la del emperador.

Las representaciones figurativas se hicieron más populares en el siglo IV, pero todavía se utilizaban símbolos. Un sarcófago de piedra de los Museos Vaticanos, por ejemplo, muestra los acontecimientos que condujeron a la muerte de Cristo . En el centro, sin embargo, la resurrección triunfante de Cristo de entre los muertos muestra sólo su cruz coronada con el monograma de Cristo. Consta de las dos primeras letras mayúsculas, Χ y Ρ –llamadas chi y rho– de la palabra griega para Cristo: ΧΡΙΣΤΟΣX.

La monumental Hagia Sophia en Constantinopla (ahora Estambul) fue construida originalmente como catedral. Construida en 537 por el emperador Justiniano, al principio carecía de imágenes figurativas. Unos 300 años después, se agregaron varias imágenes en mosaico, una de las cuales da fe de la tradición de profundo estudio teológico de la catedral.

Cristo en Hagia Sophia en Estambul. Michel M. Raguin , CC BY

Copia un ícono venerado que se encuentra en el monasterio de Santa Catalina en el Monte Sinaí, Egipto. El icono, probablemente creado en Constantinopla como regalo de Justiniano al monasterio, muestra una asimetría inusual para representar la naturaleza dual de Cristo como Dios y hombre. Los dos lados del rostro de Cristo no son iguales, y las diferencias tenían como objetivo demostrar su naturaleza humana y su divinidad. Aunque diferentes, ambos estaban verdaderamente unidos en un solo cuerpo.

Estos fueron encargados por los eruditos de la catedral para representar los misterios cristianos y preservar la tradición.

Cristo como dios y niño

Un folio que representa escenas de la vida de Cristo y cuatro retratos de los evangelistas presentando los respectivos textos evangélicos. Evangelio iluminado, pueblos amhara, finales del siglo XIV y principios del XV. Museo Metropolitano de Nueva York.

Un libro etíope de los Evangelios describió a Cristo como eternamente joven, incluso cuando ejerce todo el poder en el cielo y la Tierra. En cierto modo, es similar a la imagen que Vigeland tenía del joven gobernante.

El cristianismo llegó a Etiopía en el siglo IV. Desde entonces, este país siguió utilizando formas abstractas para transmitir el misterio de Cristo que vivió y murió pero que también vive eternamente. La ilustración del manuscrito de la Ascensión (el regreso de Cristo a su padre en el cielo después de su resurrección) lo representa como un niño, sosteniendo un libro dentro de un círculo rojo.

Está rodeado por los símbolos alados de los cuatro evangelistas: Mateo (hombre), Marcos (león), Lucas (toro) y Juan (águila). Abajo, los discípulos de Cristo señalan hacia arriba para verificar su ascensión a la gloria. Sus colores atrevidos y su poderosa abstracción prefiguran las pinturas de Picasso: una demostración de que el arte, como Cristo, puede pertenecer profundamente a su tiempo y más allá.