Ipsos: 6 de cada 10 chilenos pide priorizar el combate a la delincuencia más que impulsar la economía

Image

Encuesta realizada en 31 países mostró que Chile es el país del mundo donde más se percibe un aumento de la criminalidad (63%) y que la prioridad del gobierno debiese ser reducir la delincuencia (59%) por sobre el impulso de la economía o el cuidado de la salud y el medioambiente.

Este martes, Ipsos publicó su informe “Actitudes ante el crimen y la aplicación de la ley”, para evaluar la percepción de los ciudadanos sobre la delincuencia y qué esperan del Gobierno, entre otros.

Para este estudio se entrevistó a casi 24 mil personas en 31 países y, en promedio, un 24% de las personas en 31 países quieren que su gobierno dé prioridad a detener el crimen y la violencia.

En tanto, otro 50% dice que esperan que se priorice la creación de empleos y el impulso de la economía.

Cómo deberían los gobiernos priorizar los temas

En el caso de Chile, seis de cada 10 personas (59%) creen que reducir la delincuencia debería ser la principal prioridad del gobierno, siendo el país con el porcentaje más alto.

Sólo un 31% quiere que las autoridades se enfoquen en el desarrollo de empleo y de la economía, y otro 10% menciona proteger la salud de las personas y el medio ambiente.

Un 31% de los encuestados en el mundo dijeron que la delincuencia ha aumentado en sus comunidades en el último año. Los países en los que esta sensación es más prevalente son Chile (63%), Perú (62%) y Colombia (55%).

A nivel nacional, los delitos más vistos en los barrios son: robos de vehículos (77%), personas consumiendo droga (74%), vandalismo (69%), y grupos o personas vinculadas al narcotráfico. En todos estos ítems, nuestro país se ubica en los primeros lugares del ranking global.

El CEO Latam de Ipsos, Jean-Christophe Salles, dijo que “la mayoría de los chilenos piden que la prioridad del gobierno sea detener la delincuencia por sobre el impulso a la economía”.

“La mayoría de los latinoamericanos, y en particular los chilenos, perciben que la delincuencia ha aumentado en sus comunidades en el último año, y hoy casi todos los países latinoamericanos están liderando el ranking global de preocupación por crimen y violencia”, agregó.

Confianza en la aplicación de la ley

A nivel mundial, la mayoría (58%) afirma confiar en que las fuerzas del orden traten a todos los ciudadanos con el mismo respeto, cifra levemente mayor que el año pasado (53%).

En el caso de Chile, tiene cifras similares al promedio mundial, con un 57%, lo que representa una caída de nueve puntos porcentuales respecto al año anterior.

De los encuestados nacionales, un 50% confía en que las fuerzas de orden son capaces de encontrar y arrestar al criminal correcto después de un crimen y 47% que son capaces de evitar crímenes violentos.

Menos que el promedio global (respectivamente 56 y 53%) y 6 puntos menos que el año pasado.

¿Qué impulsa el crimen?

A nivel mundial, un 53% afirmó que la pobreza y el desempleo son las principales causas del crimen y la violencia, seguidas por el abuso de drogas y alcohol (43%), y la aplicación ineficaz de la ley (37%).

Para los chilenos, las causas más importantes de la delincuencia y la corrupción en su vecindario son: abuso de drogas y alcohol (60%), pobreza y desempleo (48%), aplicación ineficaz de la ley (46%) y la falta de educación (41%).

En los 31 países incluidos en la medición, un promedio del 35% de los encuestados está de acuerdo con la afirmación “A veces hay que ignorar la ley para hacer lo correcto”, mientras que el 65% cree que “las personas siempre deben obedecer la ley, incluso si interfiere con sus intereses”.

Chile, por su parte, es uno de los países más propensos a expresar una fuerte adhesión a la ley y el orden, con un 73%, ubicado sólo detrás de Israel (80%) y Turquía (79%).

Por otro lado, Bélgica (52%), los Países Bajos (44%) y Japón (44%) son más propensos a decir que a veces hay que ignorar la ley para hacer lo correcto.