Una entrenadora de fútbol que está marcando pauta en el fútbol chileno

Una de las entrenadoras más exitosas del último tiempo en el mundo del fútbol, fue entrevistada por el medio chileno Interferencia. Aquí puedes leer la entrevista.

La agenda de Paula Navarro Alvear, de 48 años, está copada, por eso debió posponer esta entrevista y el único momento del día que tuvo para conversar tranquilamente es cuando paseaba a sus dos perros, Orión y Ara, los cuales adoptó de un refugio.

Comienza la semana en la que el equipo femenino de Santiago Morning debe viajar para enfrentar su primer partido por Copa Libertadores. Navarro no solo es la directora técnica, también es parte del directorio del club, por lo que su día lo divide entre reuniones y entrenamientos. 

“Tomo decisiones junto a los otros dirigentes, realizo labores de gerencia también, tengo un staff de 15 profesores que trabajan conmigo. Lidero un proyecto grande, no soy simplemente entrenadora”, dice Paula Navarro en conversación vía telefónica con INTERFERENCIA el día lunes 1 de marzo.

La entrenadora tiene una trayectoria de 17 años, un tricampeonato en primera división y un cuartos de final en la Copa Libertadores, torneo internacional que nuevamente están disputando, donde empataron 1-1 en su debut ante Boca Juniors. Además, Santiago Morning marcó un hito histórico para el fútbol femenino chileno, cuando firmaron los primeros contratos profesionales a algunas de sus jugadoras en 2019.

Estudió Educación Física, pero tuvo que dejar la carrera para trabajar. “Me puse a trabajar de día y no podía estudiar educación física en la noche, no se daba en esa época”. Más adelante, ingresó a estudiar para ser entrenadora de fútbol en el INAF (Instituto Nacional del Fútbol) y realizó cursos en el Barcelona, en el Real Madrid y en el Athletic de Bilbao. 

“Me gusta liderar proyectos, trabajar con grupos, leo bien el partido, cuando hay que hacer cambios porque he ido agudizando el juego”, así también se define la entrenadora del “chaguito”, campeón invicto del último torneo nacional.

Paula Navarro se crió en la comuna de San Joaquín, es la mayor de tres hermanos. Es hija de padres separados, su madre es dueña de casa y su padre, mecánico.

Todos los días se levanta a las cinco o a la cinco y media de la mañana. “Mi vida es una locura”. Además de sus responsabilidades diarias, se define como hiperquinética. Lo primero que hace es darle comida a los perros, se ducha, toma desayuno y se va a la cancha. Cuando llega a su casa pasea a los perros, después se sienta en el computador y responde algunos emails. Cuando no tiene partidos el fin de semana, también despierta temprano, va al supermercado o hace cosas pendientes.

Desde chica le gustaba el deporte, jugaba tenis en el pasaje, andaba en bici, en skate. Pero fue en la universidad cuando jugó fútbol y se dio cuenta que no era tan buena, sino que lo suyo era dirigir: “armaba equipo y ganaban y ahí decidí estudiar para ser entrenadora porque necesitaba tener una certificación, más si entraba a un mundo de hombres, porque nosotras tenemos que validarnos para estar en una industria de hombres”.

El camino que ha recorrido Paula no ha sido fácil. “Llevo 17 años en la industria, 13 años en el Santiago Morning, he vivido discriminación y malos tratos. Varios presidentes de la ANFP (Asociación Nacional de Fútbol Profesional) han pedido que me echen para que no diga lo que pasa, y yo cuento lo que vivo en el día, no invento nada, pero tengo un respaldo en el club, en el fondo me cuidan y no me han echado por eso”.

“Ellos piensan que por solo organizar un campeonato de fútbol femenino no tienen que darnos nada más. Yo considero que no, creo que es importante contar con los árbitros y un par de balones para los equipos locales y que les toque a todos, no al Santiago Morning no más, yo pido las cosas para todos. Una de las cosas más difíciles de ser mujer, es que cuando exigimos algo nos tratan de locas, histéricas, maleducadas, ridículas, pero cuando los hombres piden no son locos, ni histéricos, ni nada de eso”, afirma.

Paula indica que por ahora no le interesa trabajar en la ANFP porque está concentrada en el proyecto del club, “Mientras no termine eso, no me comprometo. Además tienen otra visión del fútbol femenino, yo soy disidente, no estoy de acuerdo con lo que hacen, así que no puedo trabajar con ellos. Cuando me propongan un proyecto serio, donde yo pueda tomar decisiones, a lo mejor sí. Nos prometieron muchas cosas, y todo sigue igual”.

Sus críticas sobre la desigualdad de género apuntan tanto a la gestión nacional como internacional, y lo ejemplifica así. “Por ganar la Libertadores el premio son 80 mil dólares, que es una vergüenza, en cambio los hombres por ganar un partido, un millón de dólares. Es una burla. No hay igualdad en la Conmebol”.

“En Chile el fútbol femenino debería ser profesional, pero no lo será hasta que no pasen hitos importantes como que tengamos derecho de formación. La Conmebol tiene que regular esto porque mientras no existan estos derechos, se llevan a las jugadoras y no te pagan ni uno. Lo venimos pidiendo hace varios años. Es muy difícil que los clubes se profesionalicen porque no hay un retorno”.

La clave del éxito

Para Paula Navarro, la clave de su éxito profesional es desarrollar un proyecto a largo plazo.

“En el caso del deporte es muy importante la convicción de los dirigentes que están a cargo, porque si no están convencidos no se pueden lograr proyectos, es fundamental. También es fundamental contar con profesionales capacitados en las diferentes áreas, tanto físicas, como técnicas, psicológicas y médicas. Y por supuesto, ser perseverante, porque si no lo eres no puedes estar en la industria del fútbol, menos siendo mujer”.

La entrenadora es enfática al señalar que los deportistas eligen ser deportistas, “te tienes que portar como tal las 24 horas del día, no solo cuando vas a entrenar”.

“Si los dirigentes ven que las jugadoras se comportan bien, que se mantienen bien, que se alimentan bien, que descansan y que eso arroja resultados buenos y deportivos, automáticamente empiezan a apostar en ti, pero si ven que carretean, que no se cuidan, no puedes exigir. En el ámbito que nosotros no movemos debe ser alto rendimiento”, enfatiza.

“Cuando los dirigentes ven que hay profesionalismo, manejo de las jugadoras, ellos también van poniendo de su parte y apoyando más el desarrollo del proyecto”, agrega

Paula Navarro a veces acompaña a jugadoras al médico, “porque así puedo hablar con ellas, conocer el tratamiento a seguir, ayudar a las jugadoras para que se recuperen más rápido”.

También afirma que en el equipo se reparten diversas tareas cuando es necesario.

“Los que trabajamos en Santiago Morning, hacemos de todo, a mi no me desmerece agarrar una escoba y ponerme a barrer. Armamos la cancha para que cuando ellas lleguen esté todo perfecto. Después tenemos reunión técnica con los profesores sobre la planificaciones y diferentes temas, el fútbol está vivo, entonces hay veces que no te sale un ejercicio un día y tienes que tratar de adaptarlo al otro día para que salga. Entremedio atiendo prensa o reuniones que me mandan desde la oficina, trato de ir a almorzar a mi casa, pero hay días que no puedo, como hoy”, dice.

Sobre sus proyecciones profesionales más allá de Santiago Morning, comenta que “si en algún momento llega algo interesante, un proyecto a largo plazo, por supuesto. Uno no puede ir a trabajar y tomar un proyecto en el que te pidan resultados para pasado mañana, el fútbol no es así. El fútbol tiene un proceso, toma tiempo, los resultados no vienen de forma inmediata. Es como plantar un arbolito, tienes que preparar el terreno, poner la semilla, regarla, cuidarla, poner un palito para que enderece, esto es lo mismo, pero hay dirigentes y hay clubes que buscan resultados de inmediato eso es muy difícil”.

Respecto a la Copa Libertadores que actualmente está disputando, Paula Navarro espera ganarla, a pesar de la dificultad que conlleva la competencia internacional.

“Creo que es una de las copas más difíciles del fútbol femenino. El fútbol femenino en sudamérica ha subido mucho el nivel, no es lo mismo que cuando ganó Colo Colo en su oportunidad. Hay clubes mucho más desarrollados que están pagándoles a sus jugadores, lo que signifca que han elevado su nivel.”, afirma.

Para Navarro, exigente y métodica, lo importante es que el equipo tiene la actitud correcta: “Estamos preparadas para lo difícil, esperamos que nos vaya bien”.

Compartir:

Autor de la entrada: chileno

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.