Los mitos y preguntas frecuentes de la renta vitalicia

Image

En la elección de una modalidad de pensión puede influir mucho la desinformación acerca del sistema previsional, donde la renta vitalicia no está exenta de creencias erróneas o de desconocimiento general.

En el marco de la reforma previsional y de una serie de demandas por parte de los chilenos, el tema de las pensiones ha tomado protagonismo. Sin embargo, pese a la gran exposición del tema, aún existe desconocimiento acerca del sistema de pensiones.

Dicho desconocimiento y poca información repercuten directamente en la elección de una modalidad de pensión, lo que ha provocado que la renta vitalicia quede en segundo plano frente al retiro programado.

La renta vitalicia consiste en un acuerdo con una compañía de seguros, la cual te entrega una pensión estable, en UF y por el resto de tu vida, a cambio de los fondos ahorrados en tu AFP durante tus años laborales.

Esta modalidad está rodeada de dudas, de mitos y creencias que pueden confundir a aquellos que estén próximos a jubilarse y que buscan informarse del tema.

A continuación, contestaremos algunas de las preguntas más frecuentes relacionadas a la renta vitalicia y, a su vez, desmentiremos cinco mitos sobre esta modalidad, todo con el fin de informar de manera correcta a quienes lo necesiten.

Preguntas frecuentes de la renta vitalicia

¿Cómo se determina el monto de la pensión?

El monto de la renta vitalicia se calcula considerando diversos elementos, como el saldo acumulado en la AFP, la edad y el género del afiliado, la tasa de venta proporcionada por la aseguradora, y las cláusulas adicionales contratadas.

¿Qué sucede con mis fondos al contratar una renta vitalicia?

Cuando decides optar por una renta vitalicia, los fondos que has acumulado en tu cuenta de capitalización individual se transfieren desde tu AFP a la compañía aseguradora para iniciar el contrato. A partir de ese momento, tus fondos pasan a ser propiedad de la aseguradora.

¿Cuáles son los requisitos para contratar una renta vitalicia?

Para adquirir una renta vitalicia por vejez edad, es necesario cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Alcanzar la edad legal de jubilación, que es de 60 años para mujeres y 65 años para hombres, o ser declarado inválido por la Comisión Médica de las AFP.
  2. Contar con un saldo suficiente en la AFP para obtener una pensión igual o mayor a UF 3.
  3. Solicitar una cotización a través del SCOMP y seleccionar una oferta dentro de un plazo de 12 días hábiles desde la emisión del certificado de ofertas.

¿Cuáles son las modalidades de renta vitalicia disponibles?

Existen tres modalidades principales de renta vitalicia:

  1. Renta vitalicia inmediata: Se recibe desde el momento en que se contrata, una vez que los fondos de la AFP han sido transferidos a la aseguradora.
  2. Renta vitalicia diferida: Comienza a pagarse en una fecha futura definida, mientras se recibe una pensión temporal directamente desde la AFP denominada renta temporal.
  3. Renta vitalicia con retiro programado: Se contrata simultáneamente con los ahorros, incluyendo una pensión por renta vitalicia inmediata y otra por retiro programado en la AFP.

Mitos de la renta vitalicia

“Las rentas vitalicias te estafan con tus fondos y se quedan con ellos”

Al contratar una renta vitalicia, los fondos se transfieren a la aseguradora y se invierten para respaldar los futuros compromisos adquiridos por la compañía de seguros

“No hay vuelta atrás cuando contratas una renta vitalicia”

Este mito es verdadero. Una vez firmado el contrato con la aseguradora, no se permite modificar la modalidad ni cambiar de compañía. En contraste, con el retiro programado, se tiene la libertad de cambiar de AFP según las preferencias y, si se desea, optar por una renta vitalicia en el momento adecuado.

“El saldo destinado a las pensiones se agota”

En las rentas vitalicias, las pensiones se calculan en función del ahorro en la AFP y la esperanza de vida, sin depender del saldo futuro restante en la cuenta. A diferencia del retiro programado, donde la pensión disminuye con el agotamiento del capital individual, las rentas vitalicias ofrecen estabilidad.

“Con la renta vitalicia, despídete de los bonos”

Otro mito desacertado es la creencia de que las rentas vitalicias excluyen el acceso a bonos y beneficios estatales. Esto es falso, ya que los pensionados con rentas vitalicias tienen los mismos derechos que aquellos con AFP para recibir beneficios estatales, siempre que cumplan con los requisitos correspondientes.

“El retiro programado te ofrece pensiones mayores que la renta vitalicia”

Esto es verdadero hasta cierto punto. Aunque las pensiones de retiro programado pueden ser inicialmente mayor, tiende a disminuir anualmente, mientras que la renta vitalicia, aunque pueda ser menor, se mantiene constante a lo largo de la vida.