Pros y contras de la renta vitalicia como modalidad de pensión

Pros y contras renta vitalicia

Al igual que su contraparte, la renta vitalicia posee una serie de características beneficiosas y desfavorables, planteando el debate sobre cuál modalidad es más conveniente.

Uno de los momentos más importantes de nuestra vida financiera es el paso a la jubilación, donde finalmente nos retiramos de nuestra vida laboral para utilizar los fondos ahorrados tras años de trabajo.

Además, llegado este momento, las personas deben decidir por cuál modalidad de pensión optarán pensando en cuál es la mejor opción para su futuro. Dentro de las distintas modalidades, las dos principales que podemos encontrar son el retiro programado y la renta vitalicia.

El retiro programado es la modalidad más común en nuestro país, está a cargo de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) que se encargan de entregar una pensión mensual a sus afiliados.

El valor de esta pensión se determina según los fondos ahorrados en la cuenta de capitalización individual, la esperanza de vida de la persona, la rentabilidad de los fondos y la tasa de interés vigente.

Por su parte, la renta vitalicia es una modalidad empleada por las distintas compañías de seguros del mercado chileno. Esta consiste en una pensión mensual entregada por el resto de la vida del afiliado.

Esta tiene una serie de características y condiciones, tanto beneficiosas como contraproducentes si la comparamos al retiro programado, por lo que es inevitable preguntarse cuál de las dos modalidades es más conveniente.

A continuación, te presentamos una serie de ventajas y desventajas de la renta vitalicia.

Ventajas de la renta vitalicia

La renta vitalicia ofrece la posibilidad de recibir una pensión estable y fija para el afiliado, la cual está determinada en Unidades de Fomento (UF), por lo que se adapta a los vaivenes del mercado y no pierde valor a lo largo del tiempo o frente a una crisis inflacionaria.

Al igual que en el retiro programado, el monto de la pensión se determina según la cantidad de dinero ahorrado en los fondos de pensiones y la esperanza de vida del cliente y su grupo familiar.

En este punto, la diferencia entre las modalidades radica en que este monto no se reajusta y no se vuelve a calcular, por lo que la cantidad pagada no disminuye. El retiro programado recalcula sus pensiones anualmente en torno al saldo restante en la cuenta de sus afiliados y la tasa de interés vigente en ese momento, por lo que tiende a ir disminuyendo.

Otra ventaja que ofrece la renta vitalicia es que las aseguradoras financian el período de longevidad del pensionado, es decir, la institución le sigue entregando su renta mensual hasta el día en que fallezca, sin importar los años que viva o si excede su esperanza de vida.

Desventajas de la renta vitalicia

Las rentas vitalicias, como ya sabemos, están gestionadas por distintas aseguradoras, sin embargo, esto provoca una serie de consecuencias:

  • El contrato de renta se vuelve irrevocable, ya que el dinero deja de ser propiedad del afiliado y es transferido a la compañía de seguros.
  • Como el contrato es irrevocable, el pensionado no tiene la posibilidad de cambiar de aseguradora, estando sujeto a la misma durante el resto de su vida.

Sin embargo, los contratos de renta vitalicia ofrecen una cláusula de “Período Garantizado de Pago”, donde el afiliado designa a su grupo de beneficiarios legales para que reciban el 100% de su renta una vez él fallezca durante un período determinado.

Distintas alternativas

clasificacion renta vitalicia

Tanto el retiro programado como la renta vitalicia representan dos modalidades con una serie de características que pueden resultar beneficiosas o no. Dicho esto, no existe una respuesta correcta respecto a cuál de las dos es más conveniente, ya que eso dependerá de las necesidades de cada persona.

Lo importante es que las personas próximas a jubilarse evalúen cuáles son sus proyecciones, la cantidad de dinero ahorrado en los fondos previsionales, cuánto riesgo están dispuestos a tomar cuando se jubilen.

Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que existen más modalidades aparte de las dos principales, las cuales pueden ser una buena alternativa al momento de elegir:

  • Renta vitalicia diferida: Consiste en una modalidad mixta en donde los fondos previsionales se dividen entre una AFP y una aseguradora. Dado esto, el período de jubilación se divide en dos etapas, una de retiro programado por un tiempo limitado, y luego una renta vitalicia, durante el resto de la vida del pensionado.
  • Renta vitalicia con retiro programado: Modalidad mixta similar a la anterior, sólo que en este caso ambas pensiones se dan de manera simultánea, y no una después de la otra. Por lo que el afiliado recibirá doble mensualidad por un tiempo limitado hasta que el retiro programado termine, luego sólo se mantendrá vigente la renta vitalicia.